Como tambores de guerra

102384228_3583838094964735_3203897786426502522_o

Hace cuatro años, Black Lives Matter ocupó el City Hall Park de Nueva York. Yo pasé la noche allí acampado, durmiendo poco y hablando mucho con todo el mundo. Alguna de aquellas conversaciones alrededor de una cocina improvisada se grabaron a fuego en mi cabeza, y estos días resuenan como un tambor de guerra. Aquí van algunas:

“No hacemos falta. El capitalismo ha llegado a un punto donde la mano de obra negra y latina ya no es tan importante; sobramos, tío. Por eso lo que viene ahora es el genocidio”

“Comercializan nuestra cultura, hacen pasta con nuestra música, con nuestra manera de hablar, con nuestro arte, y después, nos criminalizan en los medios de comunicación, ponen a todo el mundo en nuestra contra. Somos cosas, para ellos no somos más que cosas con las que comerciar. Nada más que eso, cosas”

“Todo es parte de lo mismo, ¿sabes? Todo está conectado: los asesinatos racistas, los desahucios en los barrios pobres, el número tan elevado de parados afroamericanos… Por eso llevo esta camiseta, ‘Abolish Police’, porque el sistema está roto, podrido, y un sistema podrido no se puede reformar”

*Los carteles luminosos que aparecen en la fotografía salieron del taller de Athena Soules