El empuje necesario

277564521_5688240824524441_4170005800242026310_n

Gracias Paola por esta foto tan guapa que nos tomaste ayer a mi primo Sam y a mí. Me gusta mucho, es como un espejo: vacío en sí pero que lo refleja todo. La miro y siento de nuevo aquella pequeña porción del universo que se escondía en mi pecho adolescente como una oruga en el corazón de una flor. Me transporta a la sombra de los tiempos, cuando ni mi primo ni yo sabíamos aún que estábamos a punto de ser alimento del mañana; cuando los dos pasábamos horas encerrados en mi habitación escuchando discos de rocanrol, hojeando cómics de Conan, de Spiderman, de Lobezno, y leyendo en voz alta el Dojo, la revista de artes marciales que cada mes nos animaba a obtener una victoria de cualquier momento de desesperanza. En las páginas de aquellas publicaciones baratas se encontraba el paisaje imaginario por el que escapamos de la espantosa sequedad de corazón que nos rodeaba. Fueron el empuje necesario para contemplar nuestras vidas sin ser interrumpidos por las irrelevantes imperfecciones de la realidad. Estoy seguro de que sin aquellas lecturas compartidas no hubiéramos logrado nunca saltar por encima de nosotros mismos.