Jim Carroll y toda esa gente que muere

People Who Died. En ninguna recopilación de punk rock encuentras esta canción. Jamás la incluyen junto a los Pistols, los Clash, los Damned o los Ramones. Sin embargo, yo siempre la he considerado una de las grandes. 

El autor es Jim Carroll, un tipo con una vida cuanto menos curiosa. A los 13 años se engancha a la heroína y desde entonces, inicia una doble vida: brillante jugador de baloncesto por la mañana, y poeta enfant terrible junkie, prostituyéndose a cambio de un poco de polvo, por la noche. Así se pasa toda su juventud y, contra todo pronóstico sobrevive, a diferencia de casi todos sus amigos –esos que nombra en esta canción–

En el año 1978, recién cumplidos los 29, Patti Smith (con la que había compartido apartamento en Nueva York), le aconseja formar una banda, la Jim Carroll Band, y así lo hace. Graban un solo disco, Catholic Boy. Un discazo. Lo tienes que escuchar, pocas grabaciones destilan tanta pasión y sinceridad como este álbum. Ese mismo año, Carroll también escribe su obra maestra The Basketball Diaries, un libro autobiográfico que relata sus aventuras adolescentes. (En 1995 Hollywood lo adapta a la gran pantalla con un joven DiCaprio haciendo de Carroll. La película no merece mucho la pena).

Jim Carroll muere a los 60 años en su casa de Manhattan a causa de un ataque al corazón. En uno de sus últimos textos dejó escrito lo siguiente: «Nos escondemos en la fría indiferencia al sufrimiento innecesario de otros, incluso cuando somos nosotros quienes lo causamos» Lo dicho, un gran tipo este Carroll.