La fuerza sin nombre ayer y hoy

1-1

Hace algún tiempo, mi amigo Amador Fdez-Savater y yo publicamos en la revista Espai en Blanc un artículo titulado: «FAQ (Frequently Asked Questions) sobre la fuerza del anonimato«.
Se trataba de un texto breve que perseguía definir las principales características de lo que llamábamos «nuevas expresiones sociales». Manifestaciones espontáneas que por aquél entonces comenzaban a aparecer en el terreno de lo social: concentraciones frente a las sedes del PP tras el atentado del 11M en Madrid, sentadas por una vivienda digna, etc.

Hoy, por casualidad, ha caído en mis manos una copia de aquella revista. Apenas recordaba lo que habíamos escrito, y la verdad es que me he llevado una grata sorpresa. Alguno de los contenidos allí expuestos son de una actualidad radiante. Tranquilamente podríamos haber titulado a este artículo «La Fuerza del 15M» o «FAQ sobre Occupy Wall Street». Si no lo hicimos fue porque todavía faltaban 4 años para que estas cosas apareciesen.

Pego aquí algunos fragmentos extraídos de los 15 apartados que componían aquél escrito, a ver qué os parecen:

[Estas nuevas expresiones sociales] «No se sitúan en una relación de fuerzas con un enemigo. No son de derechas ni de izquierdas»

«Son radicalmente heterogéneas y no se acumulan en el tiempo. […] aparecen y desaparecen, se autoconvocan y rechazan toda representación»

«Son interrupciones del funcionamiento social que reconfiguran el mapa de lo posible»

«Puntos de intensidad que aparecen cuando se trenzan por un momento lo existencial y lo político»

«Espacios de subjetivación con los que nadie contaba y en los que cualquiera puede contarse»

«No se definen por una pertenencia común (a una clase, una sustancia o una categoría social específica), sino por una com-parecencia (o presencia común)»

«El motor y el carburante de estas expresiones no se encuentra en una ideología, unas certezas, una alternativa, una firme voluntad de transformar el mundo o una buena disciplina militante, sino en una afectación»

«Tejen nuevas subjetividades, nuevas relaciones sociales, nuevas posibilidades para la acción. Tal vez no transforman la realidad, pero sí nuestra manera de vincularnos a ella»

«El acontecimiento es un momento excepcional, pero sus efectos pueden prolongarse en lo más cotidiano. Todo depende de cómo se elabore/decida su sentido. Qué se hace con lo ocurrido, cómo se piensa y se actúa a partir de él»

«No nos entregan una verdad, hay que crear su verdad, nuestra verdad. Y para ello atreverse a pensar de qué manera esos acontecimientos desafían, desmienten y alteran lo que entendíamos por política»