Una inusitada apertura

10556527_902861916395713_3589317962805462793_n

Durante demasiado tiempo estuvimos condenados a escoger en un mundo donde no existían las alternativas reales; un mundo en el que todo era posible y, a la vez, poco o nada era lo que podíamos hacer. Esta condición nos hizo indiferentes, cínicos. Cuando expresábamos algo (si es que lo hacíamos) era tan sólo nuestro hartazgo y el desprecio que sentíamos por las opciones falsas de participación (el eterno bipartidismo y todo eso). Pero llegó el 15M y lo cambió todo. «Dormíamos, despertamos». De repente, una apertura inusitada en el marco cerrado de posibilidades. No me extraña que desde entonces algunos anden preocupados. Yo también lo estaría si tuviese tanto que perder.