Yo no creo en el progreso y Gumball tampoco

gumball la mentira

Yo no creo en el progreso, esa idea cristiana de un tiempo continuo y lineal que nos conduce a todos hacia la salvación. El progreso es el principio fundamental de la economía, la religión de nuestros días. Sus salmos los escuchamos por todas partes a diario: «La producción ha de crecer constantemente, hasta el final de los tiempos». Menos mal que tenemos a Gumball para profanar todas esas alabanzas que hacen de nuestras vidas un perpetuo desastre.