Taller y acción: Bella revuelta (Budapest)

Fidesz, el partido de derechas que gobierna Hungría, está dando un preocupante giro hacia la derecha totalitaria. Su presidente, el nacionalista Viktor Orbán, lo dejó bien claro en unas recientes declaraciones: «La libertad está sobrevalorada, la democracia liberal ha muerto, nuestro modelo de gobierno es Rusia y China». Dicho y hecho, desde entonces, las redadas en sedes de ONGs y otras entidades sociales se han multiplicado, las medidas contra la inmigración se han endurecido muchísimo, y las banderas patrióticas ondean por todas partes. La gente comienza a estar asustada, y con razón. 

Precisamente por eso, se organizó ayer una manifestación por las calles de Budapest bajo el eslogan «¡Basta ya de recortar nuestras libertades». Unos amigos y yo andábamos por allí presentando el libro Beautiful Trouble (Bella Revuelta) y dando un taller sobre activismo creativo, así que nos apuntamos de cabeza. Nuestra aportación fue sencilla, una acción fotográfica basada en el símbolo ambiguo: la mano alzada. Por un lado, representa al conjunto de luchas que se enfrentan a esta deriva autoritaria del gobierno, la mano aquí indica un alto a la represión; por otro lado, la mano alzada recuerda los regímenes fascistas de hace no tanto tiempo, en este sentido es un indicador de hacia dónde se dirige el país si no se hace algo por evitarlo.

Un buen número de personas pasaron por nuestras cámaras mostrando sus palmas, con todas ellas creamos los póster gigantes que llevamos después a la manifestación. Os aseguro que en cuanto los chicos de la prensa nos vieron aparecer cargados con esas manos tan grandes, tan realistas, se lanzaron a fotografiarlas como se se lanza un tiburón a la tabla de un surfista. Los días posteriores, las imágenes de nuestras manos ocuparon un buen número de medios internacionales.

  • 15285881895_d7fe5d5a1a_o
  • 15280402465_3018fb012f_o
  • 15280024402_69d430b7a1_o
  • 15099141219_3df1696014_o
  • 15099342118_7e7210fcdf_o