Exposición: XV Muestra de Arte INJUVE (Círculo de Bellas Artes, Madrid)

La XV Muestra de Arte INJUVE se celebró en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 1999. Los comisarios de la exposición fueron Jorge Luis Marzo y Fito Rodríguez, y los participantes Vicente Blanco, Belén Cueto, El Perro, Gorka Eizagirre, Iñaki Garmendia, Cristina Martín Lara,  Julia Montilla, Sergio Prego, Mireia Sallarès y yo mismo. A todos nosotros nos hicieron una entrevista que salió publicada en el catálogo de la muestra Os pego aquí un fragmento breve de la misma para que os hagáis una idea de los derroteros intelectuales que frecuentaba yo por aquél entonces.

injuve

Una entrevista a Leónidas Martín


Pregunta- Tu obra parece adentrarse en una mirada barroca sobre la
realidad. Cortinas que se descorren para enseñarnos que no hay nada, 
teatros de la inexistencia y la infinitud. ¿Crees que las cosas van un poco
por ahí?



Leónidas Martín- Una pregunta clave mueve todo el trabajo que vengo
desarrollando: ¿es todavía posible mantener una distancia crítica frente a
aquello que redobla lo real, disimulándolo sin diferencia? En este
 proyecto en concreto tomo el telón –elemento estratégico para mí a la hora 
de responder a la anterior pregunta– como introducción a un mundo donde parecer que se tiene lo que no se tiene –lo real– y que, a su vez, hace parecer que no se tiene lo que se tiene: el medio. En la instalación, todo esto se potencia a través de un CD-Rom interactivo que sitúa al espectador en el centro de un falso movimiento, haciéndole consciente de la presencia real de la falsedad que garantiza la organización de las apariencias.



Pregunta- El concepto de espectador aparece como un referente claro en tu obra



L.M.- Sí. En esta ocasión, “político”, “artístico” e “histórico” son los tres 
términos que a modo de escenarios componen el recorrido del CD-Rom con el que el espectador interactúa o cree hacerlo, ya que su 
posibilidad de actuación fuera de lo programado es nula. La idea es tratar de hacer de lo virtual una lección de realidad que nos
 invite a tomar consciencia de nuestra propia ausencia en el espacio
 público. Mi interés al trabajar con el concepto de espectador es intentar 
asociar el significado común que a éste se le atribuye con el papel que hemos llegado finalmente a adoptar dentro del desarrollo positivista de 
la sociedad contemporánea. El resultado es una situación en la que cada vez parece más y más difícil recuperar aquel efecto-extrañamiento con el que Bertolt Brecht pretendía hacer recordar al espectador la distancia entre lo real (el patio de butacas) y la escena. Así pues, podría decirse que los dos objetivos principales que 
persigo con mi trabajo son, por un lado, destacar la invisibilidad
 que ha adquirido el espacio mediático y, por el otro reflexionar sobre las
posibilidades que tenemos de resistir ante las representaciones virtuales
 que simulan nuestro entorno.


Pregunta- Parece interesarte mucho el tránsito en territorios urbanos e
híbridos, más allá del simple marco codificado del arte. Dinos algo al
respecto.



L.M.- Me interesa mucho más introducir mis trabajos en espacios
considerados públicos que mostrarlos en el reducido dominio de la
institución-arte. Éste sería, a su vez, uno de los motivos por los que me 
atrae trabajar con internet como soporte. Otras razones podrían ser la
comunicación directa que este espacio todavía mantiene entre
 el artista, la obra y el público, y que el museo, galería y demás parecen estar
 perdiendo por completo (si es que no lo han hecho ya), y la resistencia
–¿momentánea?– que nos ofrece este medio ante la política mercantil derivada del clásico problema copia/original.

[…]

Pregunta-
¿Qué opinas de la situación en las que los artistas han de 
producir sus obras en el contexto en el que vives?



L.M.-  Considero un verdadero anacronismo toda esa historia del artista
como persona inmersa en su experiencia personal. Pienso que los pasos a
seguir están guiados por la comunicación y la interrelación entre artistas, por la creación de redes basadas en un diálogo directo, por la 
realización de proyectos comunes que erosionen los límites
 entre artista y público… En fin, ya sabes, intentar atacar un poquito el
sagrado mito de la autoría. En parte, esa es la idea que me ha llevado a 
incluir en los créditos de mi obra referencias, nombres, direcciones web y mails de otros artistas con los que comparto proyectos y discusión.